domingo, 5 de febrero de 2006

LAS CUEVAS DEL MOLAR


De vez en cuando, al madrileño le da la vena y sale de la ciudad para ir a algún pueblo de los alrededores con la familia, sobre todo para ver el campo y respirar aire más o menos puro. Como somos unos cachondos a eso le llamamos excursión.
A las puertas de la Sierra Norte de Madrid, por la N-I dirección Burgos hay un pueblo por el cual no puedo disimular mi predilección: El Molar.
Pero como parece ser(y la verdad no me extraña) que lo que mas nos interesa a todos es el buen yantar, voy a ir al grano y os voy a recomendar un sitio genial y pintoresco para comer: las cuevas de El Molar.
En El Molar hay alrededor de 400 cuevas de origen Árabe que los vecinos utilizaban para guardar el vino. Algunas de ellas se han transformado en restaurantes con gran éxito. El sitio es ideal para ir con tus amigos, pareja o incluso con la familia a pasar un buen día.
No os voy a dar la ubicación exacta, así os obligo a dar una vueltecilla por el pueblo y preguntar a algún lugareño donde están las cuevas de marras que no encontráis por ningún lado(¡uy! Ya me ha salido mi vena canalla).
De todas las cuevas que hay yo os voy a recomendar dos: El bodegón de Olivares y La Bodega de Prada. La verdad es que desconozco si alguna de las cuevas mas recientes merece la pena, por costumbre siempre he ido a Olivares y por amistad a Prada; aunque ya sabéis: en los comments se aceptan sugerencias.
El bodegón de Olivares es la más grande de las cuevas, y con seguridad la mas bonita. Son cuevas pequeñas unidas entre sí, al punto de que si vais dos personas os pueden poner a comer en una cueva pequeña en la que solo va a entrar la pareja.¿Os imagináis una cenita intima con vuestra pareja en una cuevecilla iluminada por la luz tenue de unas velas?, pues eso es lo que os vais a encontrar, tenéis cuevas de dos a dieciséis comensales. En cuanto a lo gastronómico, carnes rojas y asados, y lo que recomienda la casa: el combinado de matanza. La carta es extensa y os aseguro que si lo que queréis son raciones vais a tener problemas a la hora de elegir entre tanta variedad. Por unos 20€ por persona se puede comer más que bien a la carta, ¡Ah! ¡Y a diario tenéis menú a buen precio!.
Detalle de una Cueva del bodegón de Olivares
La bodega de Prada es otro rollo. Como cueva no te va a dejar alucinado como Olivares, es bastante mas pequeña. En lo que te va a dejar alucinado es en lo gastronómico, sobre todo si pides carne. ¿Os gusta la carne roja?¿Eres de los que piensa que en los restaurantes ponen poca cantidad? Pues no lo dudes, este es tu sitio.
Si adoráis la carne y vais a comer a Prada por este hecho, ni se os ocurra pedir muchos entrantes: si dejáis el chuletón de ternera gallega ese que os va a poner y que se sale por los lados de la fuente, Prada se enfadará con vosotros, doy fe de ello.
Mi amigo Prada cocina bien, así que aparte de la carne se pueden comer otras cosas. El pote gallego es de los mejores que he comido fuera de Galicia, hecho con unto rancio auténtico y casi imposible de encontrar en Madrid. El precio si bien ya no es tan barato como era hace unos años, si es más que razonable.
Bueno, si el sopor de llenar el buche y el vinillo os dejan, recordad que estas excursiones son las que nos enseñan que los alrededores de Madrid también merecen la pena.

1 comentario:

  1. pues estaría bien en el 2006, pero en el 2012 debe ser que se ha perdido. Tardan mas de hora hora en traerte la comida y después te cobran 50 euros por una comida regular, sin postre ni vino.

    ResponderEliminar