miércoles, 14 de febrero de 2007

Nuevo pavimento de seguridad para invidentes en las marquesinas de autobús

Hoy ha sido presentado por la concejala de Medio Ambiente y Servicios a la Ciudad, Paz González, un nuevo sistema de seguridad en marquesinas de autobús para personas con discapacidad visual.


Se trata de un nuevo pavimento de botones y color amarillo que delimita la zona de espera de las marquesinas de autobús y que, por sus características, facilita a las personas con discapacidad visual el reconocimiento de esa zona, evitando riesgos para ellos, sobre todo por la cercanía a la calzada, donde realizan la parada los autobuses.

Según la concejala, “pese a su sencillez, esta acción mejorará enormemente los desplazamientos a las personas invidentes que, a lo largo de un período de tres a seis meses, testarán la eficacia de este nuevo sistema que cumple y está homologado según Norma UNE de pavimentos especiales”.

En la Ciudad de Madrid existen casi 4.000 marquesinas, en las que progresivamente, y siempre en colaboración estrecha con la ONCE y según sus indicaciones de viabilidad y prioridad, se irá instalando este tipo de pavimento que aumenta la seguridad de los usuarios de los autobuses y, en especial, la de los discapacitados visuales.

Para comprobar la eficacia del sistema se ha elegido la marquesina situada en el paseo de Recoletos, frente a la Casa de América, en donde paran 10 líneas de autobuses de la EMT. La misma en la que ya se llevó a cabo otra experiencia, también para invidentes, colocando la información de servicio (número de línea de los autobuses, origen y destino) en lenguaje braille.

Marquesinas con lenguaje braille

Un sistema que, una vez verificado por los usuarios a los que va dirigido, se hará extensivo al resto de la ciudad. De hecho, según ha confirmado Paz González, “esta información de servicio en lenguaje braille se va colocar en 900 nuevas marquesinas, en una primera fase, durante los próximos seis meses, y en 800 y 200 postes más en otras cuatro fases sucesivas”.

Estas 900 primeras marquesinas serán las situadas en el eje Prado- Recoletos, paseo de la Castellana, Gran Vía, Serrano, Príncipe de Vergara, Alcalá, Santa Engracia, Bravo Murillo, así como todas las calles comprendidas entre Bravo Murillo y Príncipe de Vergara, además de la glorieta de Embajadores y la plaza de Castilla.

Pero no se trata de acciones aisladas sino que todas estas iniciativas, consensuadas todas ellas con la Organización Nacional de Ciegos (ONCE), son fruto del “firme compromiso de hacer de Madrid una ciudad sin barreras, sin obstáculos, abierta”, ha dicho González.

Prueba de ese esfuerzo es, por ejemplo, el resultado de las políticas impulsadas para el rebaje de bordillos. Un esfuerzo sin precedentes que ha permitido que en estos tres últimos años se hayan rebajado un total de 4.221 bordillos de las calles de la capital.

Por último, hay que recordar las acciones realizadas para mejorar la movilidad mediante la concentración de elementos de mobiliario urbano para liberar espacio público, por ejemplo, a través de la colocación de los antiguos relojes-temperatura en las marquesinas, haciendo desaparecer los monopostes que ofrecían esa información, entre otras. Hasta la fecha se han colocado más de 500 relojes-termómetro en las marquesinas de autobús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada