viernes, 29 de junio de 2007

Pequeñas mezquindades de Magdalena Álvarez

29 de junio de 2007
Por Tin Morín


Esta semana colgaron, por fin, el anuncio de la entrada en circulación de los AVE S103. Los disfrutarán los viajeros que vayan o vengan desde Atocha a Sevilla y Tarragona.

En la nota de prensa del ministerio se han olvidado de nombrar –no aparece en ningún lado- al fabricante del más moderno de los trenes con que cuenta RENFE desde ahora. Un bicho derivado del ICE3 (Inter City Express) de los ferrocarriles alemanes (DB) al que el fabricante –Siemens- denominó inicialmente Velaro.



AVE S103 de Renfe


InterCity Express del Deutsche Bahn

Esta pequeña mezquindad, tan en el estilo de la ministra más desastrosa y malencarada que haya asolado el Ministerio, es la culminación de una larga serie de maldades, embustes y maledicencias sobre los trenes de alta velocidad y el ambiciosísimo plan puesto en marcha por Álvarez Cascos.

Pocos –fuera de los aficionados al ferrocarril- saben que el S-103 es no sólo el tren más veloz de España sino que, con sus 403,7 km/h, alcanzados hace un año entre Alcalá de Henares y Calatayud, ostenta el récord mundial de velocidad de un tren comercial sin modificaciones.

¿No es mezquino que los españoles no sepan que un tren parcialmente fabricado en España, el S-103, sobre uno de los más modernos trazados ferroviarios del mundo, ostenta el mencionado récord? La wikipedia en inglés se hace eco de ello, no así la wikipedia en español.

¿Por qué no presumir de un logro tan destacado? ¿Por qué ocultar el alarde tecnológico de tren y trazado que permiten la mayor velocidad comercial del mundo en trenes sobre raíles?

La respuesta está en la ruindad. ¿Quién no recuerda el griterío en la prensa del Movimiento, advirtiendo de firmes inestables, que se hundirían al paso del tren? ¿Quién no recuerda a la ministra, nada más ocupar el cargo, hablando de “auditorías de infarto” y de la imposibilidad de superar –nunca- los 300 km/h, por lo mal hecho del trazado? ¿Quién no recuerda toda aquella mierda?

403,7 km/h en pruebas de homologación, con un convoy comercial sin ninguna modificación, desmienten muchos embustes y maledicencias. Demasiado para una ministra maledicente, cargada de un rencor que le ha llevado a impedir dar la debida publicidad a algo de lo que los españoles podemos estar razonablemente satisfechos, de un logro tecnológico que hemos pagado con nuestro dinero y en el ha participado un buen número de excelentes profesionales.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

loading...