sábado, 27 de noviembre de 2010

Ha comenzado la Campaña contra el Frío 2010-2011

Con 474 plazas que se añaden a las 1.367 de la red municipal estable

Campaña Municipal contra el Frío 2010-2011
Las bajas temperaturas provocan que la situación de los ciudadanos sin hogar se agrave. El compromiso del Gobierno de la Ciudad de Madrid es que estas personas cuenten con la atención social necesaria desde cualquiera de los servicios municipales. Uno de los dispositivos más importantes en la atención de este vulnerable colectivo se pone en marcha en invierno. Es la Campaña contra el Frío, que ha comenzado el pasado jueves 25 de noviembre, y que cuenta este año con un presupuesto que supera los 941.000 euros y ofrece 474 plazas, 35 más que la campaña anterior.

El dinero que se destina a esta campaña supone un 6,32% del presupuesto total del Programa de Atención a Personas sin Hogar, que en 2010 se cifra en cerca de 15 millones de euros, a los que hay que añadir el de los equipos de calle del Samur Social, lo que se traduce en un total de 18 millones. Además, a las plazas específicas de la Campaña contra el Frío hay que sumar las 1.367 de la Red Municipal para la Atención a Personas sin Hogar, por lo que la capacidad asciende a 1.841 plazas de acogida.

Los equipamientos específicos de la Campaña son el centro de acogida de Casa de Campo (117 plazas), el dispositivo alternativo de Villa de Vallecas (130 plazas), el Centro Municipal de Emergencia (30 plazas), Centro de Acogida para Extranjeros (60 plazas) y las 70 plazas concertadas en alojamientos hosteleros.

La Campaña contra el Frío cuenta con la colaboración de Policía Municipal, Samur-Protección Civil y la Empresa Municipal de Transportes (EMT), el Instituto Municipal de Adicciones, además de otros servicios, como comedores sociales o la red de emergencias sanitarias del INSALUD.

Campaña Municipal contra el Frío 2010-2011

Perfil de los usuarios

Hombre (cerca del 80%), solo (soltero, viudo, separado o divorciado) y carente de apoyos familiares. Este el perfil de los usuarios de los dispositivos de la Campaña contra el Frío, según los resultados del Recuento Nocturno de Personas sin Hogar, realizado el pasado mes de febrero. Su media de edad, entre 40 y 45 años, dato que permite apreciar que el "sinhogarismo" es el resultado de un proceso progresivo de exclusión, donde las personas poco a poco van perdiendo sus recursos sociales-económicos y sus capacidades personales.

En cuanto a la nacionalidad, no hay gran diferencia entre nacionales y extranjeros. En el último recuento estos fueron el 51% de las personas que pernoctaban en la calle. En todo caso, sí es cierto que en la Campaña de Frío se observa una mayor presencia de extranjeros, puesto que son un colectivo con un especial grado de fragilidad social.

En la Campaña colaboran centros de la Red de la Iniciativa Social, como el Albergue de San Juan de Díos, el Centro San Martín de Porres y Cáritas. Estos equipamientos ofrecen más de 400 plazas.

La Campaña contra el Frío posibilita también el desarrollo de programas específicos dirigidos a ciertos colectivos singulares. Su flexibilidad, identificación, además de otros factores, hace que algunos colectivos que no suelen acercarse a la red estable, contacten con la misma a través de esta actuación específica. Algunos de estos programas son:

  • Intervención con jóvenes, una actuación preventiva que interviene precozmente con usuarios jóvenes que acceden a la Red de Personas Sin Hogar. El año pasado diez jóvenes en situación de riesgo social fueron acogidos en la Red de Centros de la Campaña de Frío, seis de los cuales se incorporaron a programas de inserción social y laboral.

  • Intervención con crónicos, cuyo perfil rechaza los recursos de la red estable pero son más abiertos a la Campaña del Frío. El pasado año 89 personas se beneficiaron de esta actuación específica. De ellas, 36 se incorporaron definitivamente en la Red Estable de Atención a Personas Sin Hogar, rompiendo de esta forma los procesos graves de exclusión en los que se encontraban.



La Campaña de Frío es una oportunidad para detectar y facilitar el acceso de ciertos usuarios a programas sanitarios específicos como el de tuberculosis y constituye un buen instrumento que puede favorecer el inicio de procesos de intervención coordinada con la red de atención a adicciones con el fin de poner en tratamiento a personas sin hogar con problemas de drogas.

1 comentario :

  1. Antes de que me pregunte Koreano, sí, estos son gastos impropios, que realiza el Ayuntamiento de Madrid, y de los que seguro estamos orgullosos la mayoría de los madrileños.

      :( :( :(

    ResponderEliminar

loading...