viernes, 24 de febrero de 2012

Nueva sede de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Moratalaz

Un local cedido por el Ayuntamiento durante diez años


Nueva sede de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Moratalaz
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) estrena sede. Está ubicada en Moratalaz (Camino de Vinateros, 51) y hoy es una realidad gracias a una propuesta del actual concejal del distrito de Salamanca, y anteriormente de Moratalaz, Fernando Martínez Vidal, para ceder las instalaciones donde se ubica la entidad. Así lo ha recordado la alcaldesa, Ana Botella, durante la inauguración, un acto en el que ha estado acompañada por el propio Martínez Vidal, la actual concejala de Moratalaz, Begoña Larraínzar, y la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza. La cesión quiere poner de manifiesto, en palabras de la alcaldesa, "la voluntad de los madrileños de hacer que hoy las víctimas del terrorismo tengan aquí una casa donde poderse encontrar". "Es una iniciativa -añadió- de la que todos debemos sentirnos orgullosos ya que la AVT se creó hace más de 30 años, en 1981, para sacar del olvido silencioso a las víctimas del terrorismo".

La nueva sede está ubicada en un inmueble cedido durante 10 años por el Ayuntamiento de Madrid, a través de un decreto de noviembre del pasado año. El local, de 210 metros cuadrados, ha sido reformado con sus propios fondos por la AVT para adecuarlo a las necesidades de esta entidad, que tiene una relación especial con el distrito de Moratalaz, donde desde hace varios años se celebra la Carrera Popular en Homenaje a las Víctimas del Terrorismo. El pasado año tuvo lugar el 10 de abril.

El coraje de tres mujeres


Botella recordó que estas tres décadas tienen su origen en el coraje de tres mujeres: Ana Vidal Abarca, Sonsoles Álvarez de Toledo e Isabel O'Shea. "Su determinación por reivindicar la memoria, la dignidad y la justicia ha hecho posible toda la labor posterior. La Asociación nació para recordar a las víctimas del terrorismo en una sociedad democrática que quiere respetarse a sí misma".

Pero junto al coraje demostrado, para la alcaldesa quizá uno de los valores más reseñables de las fundadoras fue la altura de miras para pedir justicia desde el más escrupuloso respeto a la Ley, sin una palabra de rencor ni de revancha. "La suya ha sido y es una lección de generosidad frente al dolor, de respeto a la Ley frente a los terroristas y de defensa del Estado de Derecho, algo que nunca se puede olvidar".

Esa ausencia de revancha y esa actitud generosa son lo que "nos ha ayudado a tener la determinación y la claridad moral necesarias para plantar cara como sociedad democrática a los terroristas, a estar siempre al lado de las víctimas y a no caer en la confusión en los momentos más convulsos".

Hoy los casi cuatro mil asociados, de nuevo con una mujer al frente, Ángeles Pedraza, siguen haciendo suya esa exigencia de memoria, dignidad y justicia. La alcaldesa mostró su deseo y su confianza de que la nueva sede sea un instrumento útil en la consecución de esos objetivos y que facilite la labor que la AVT lleva realizando desde hace años.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

loading...