domingo, 2 de octubre de 2016

Celebración del Día Internacional de las Personas Mayores 2016

“Por un Buen Trato a las Personas Mayores”, este es el lema que destaca y que afirma la decidida voluntad y el compromiso municipal en favor de la atención y mejora de la calidad de vida de este numeroso grupo de población que representa el 20% del total de habitantes de la ciudad de Madrid.



La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha reunido para celebrar el Día Internacional de las Personas Mayores, en los Jardines de Cecilio Rodríguez, con más de 175 personas de todas las edades, mayores, jóvenes universitarios/as, niñas y niños, en un emotivo acto de carácter intergeneracional que ha puesto de manifiesto, de manera especial, la importancia que la calidad de unas buenas relaciones entre las diferentes generaciones aporta a nuestra sociedad.

La alcaldesa ha estado acompañada por la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras; el concejal de Retiro, Ignacio Murgui; la directora de Mayores, Atención Social, Inclusión Social y Atención a la Emergencia, Marisol Frías, y representantes de los Grupos Políticos del PSOE y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, miembros del Consejo Sectorial de Mayores y de las Juntas directivas de los Centros Municipales de Mayores.

El acto conmemorativo se ha desarrollado en un ambiente festivo y lúdico, amenizado por la Fundación de Magos Solidarios Abracadabra. Además del entretenimiento, los asistentes han tenido ocasión de conocer de primera mano el testimonio de mayores y jóvenes estudiantes participantes en el Programa de Convivencia Intergeneracional “Convive”, en el que comparten, durante el período académico, vivienda y tiempo.

La alcaldesa ha expresado su deseo de que las distintas generaciones disfruten de espacios y servicios amables con sus vecinos; un proyecto de carácter internacional al que nuestra ciudad se adhirió formalmente en 2014 y que, tras el oportuno diagnóstico, ultima en estos momentos el que será el Plan de Acción Madrid Ciudad Amigable con las Personas Mayores, con más de 70 actuaciones de carácter transversal, expresamente encaminadas a favorecer un Madrid preocupado por el cuidado de sus mayores que será, sin duda alguna, un Madrid más humano y acogedor para todas las edades.

Para Higueras, “lo que las personas mayores hicieron, aprendieron, crearon, y continúan aportando día a día, es hoy parte fundamental de cuanto somos actualmente”.

Líneas de trabajo


Desde una perspectiva estrictamente social, y entre los servicios y prestaciones que el Ayuntamiento de Madrid desarrolla al servicio de las personas mayores de 65 años, hay dos grandes líneas de trabajo, ambas orientadas a garantizarles una atención que se distingue por su calidad y calidez.

Por un lado, hay programas orientados a favorecer un envejecimiento activo y saludable que, simultáneamente, constituyen excelentes factores de prevención frente a posibles situaciones de dependencia, entre los que cabe destacar la Red de Centros Municipales de Mayores, con 89 equipamientos al servicio del ocio y la participación y más de 315.000 socias y socios; el Programa de Ejercicio al Aire Libre, “Moverse es Cuidarse”, que tiene lugar en parques y otros espacios abiertos de los 21 distritos municipales; y la alfabetización informática a la que se destinan ya 57 aulas perfectamente equipadas y dotadas de las que hacen uso los mayores interesados, entre otros.

Por otro, hay toda una red de servicios y recursos para quienes presentan pérdidas de autonomía y/o niveles de dependencia, entre los que destacan el Servicio de Ayuda a Domicilio en sus modalidades de Auxiliar de Hogar- con una media de 56.000 usuarios mensuales; la Teleasistencia Domiciliaria de la que son ya titulares más de 98.000 personas, y del que se benefician un total de 135.000 mayores y personas con discapacidad; el Servicio de Comida a Domicilio, con una cifra cercana a los 3.000 beneficiarios en estos momentos; o el suministro de Productos de Apoyo como camas articuladas y grúas para facilitar la movilización de personas con importantes niveles de dependencia, que proporciona atención a cerca de un millar de familias.



La red municipal de Centros de Día para Mayores con deterioro físico, relacional y/o cognitivo dispone en la actualidad de 102 Centros de Día con una oferta de 4.778 plazas disponibles que hacen posible la atención sociosanitaria diurna a 7.500 personas diferentes cada mes, dependiendo de que la periodicidad con la que éstas asisten a los centros sea de 2, 3 o 5 días a la semana.

Para el momento en que la permanencia en el propio hogar es muy complicada esta red se ve complementada con 184 plazas de atención en tres Residencias para Personas Mayores Dependientes y 100 plazas en dos grupos de Apartamentos para Mayores.

Cuidando a quienes cuidan


El Ayuntamiento quiere estar así mismo junto a quienes cuidan habitualmente de estas personas mayores dependientes, los cuidadores- ya sean éstos familiares u otros cuidadores formales-, para quienes se desarrolla el Programa “Cuidando a quienes cuidan”, (con 600 plazas de atención psicoeducativa) y que cuentan con la posibilidad de hacer uso durante los fines de semana de alguna de las 210 plazas de Respiro Familiar disponibles, que les permiten un pequeño receso frente a su tarea cotidiana de cuidado mientras el mayor es atendido en alguno de los equipamientos disponibles.

Con todas estas iniciativas, y de manera específica con aquellas puestas en marcha en colaboración con el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, el Ayuntamiento quiere no sólo prevenir y evitar el trato inadecuado a las personas mayores- aislamiento, soledad no deseada, abusos económicos, omisión de cuidados básicos necesarios- sino favorecer una política de buen trato a las personas mayores que, siguiendo los dictados de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, haga posible una ciudad amiga de las personas mayores.

El decálogo propuesto se desglosa en: Respetar, por derecho y con deberes; Cumplir con los principios bioéticos de no maleficencia, justicia, autonomía y beneficencia; Garantizar su bienestar y calidad de vida; Informar, comunicar, valorar; Preservar la identidad y dignidad personales; Adaptar y reforzar; Formar, animar a aprender; Proporcionar acompañamiento y presencia; Facilitar el acceso a las nuevas tecnologías; y Pedir ayuda cuando la dedicación a los cuidados de las personas mayores nos produce sobrecarga, para evitar tratarles inadecuadamente precisamente por ello.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

loading...