jueves, 27 de abril de 2017

Un lugar de recreo para las familias en el espacio ciudadano Almendro

El barrio de La Latina, en pleno centro de la ciudad, cuenta con un nuevo lugar para el recreo de las familias. Se trata del espacio ciudadano de Almendro 3, que toma su nombre de la calle en la que está ubicado. La transformación de este solar abandonado y desaprovechado desde hace 20 años ha sido posible gracias a un proceso participativo en el que las vecinas y vecinos, apoyados por un colectivo de arquitectos y diseñadores, han aportado sus ideas para crear un área de esparcimiento y convivencia especialmente necesaria en un barrio con escasez de zonas verdes.



Con una inversión 50.000 euros, el Área de Cultura y Deportes ha llevado a cabo obras de acondicionamiento de este solar, bajo el que transcurre parte del trazado de la antigua muralla cristiana de la ciudad


El resultado de todo este proceso ha sido presentado por el concejal de Centro, Jorge García Castaño; la directora general de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural, Marisol Mena, y representantes de las asociaciones de vecinos y de las AMPAS que han participo en la puesta en valor de este espacio abandonado.

Un proyecto entre todos


A finales de 2015 el Ayuntamiento de Madrid abrió un proceso participativo para que vecinos y AMPAS decidiesen los usos de este solar. Un ejercicio de cooperación y auto organización ciudadana que ya se ha puesto en marcha en otros espacios del distrito Centro, como el Palacio de la Duquesa de Sueca o el del Campo de Cebada. “Participar en el diseño de un espacio público fortalece nuestro vínculo con él y facilita que nos involucremos en su cuidado y mantenimiento”, señala el concejal García Castaño.

Guiados por Zuloark, un colectivo de arquitectos y diseñadores vinculado al urbanismo, las vecinas y vecinos diseñaron este espacio y se han implicado en su gestión y dinamización. Junto con los habitantes más pequeños del distrito, han convertido el acondicionamiento de Almendro 3 en una actividad para todos los públicos que transforma el solar cada semana.

Su uso principal es el de zona de recreo para los pequeños y mayores del barrio, y ya cuenta con una fuente, arenero y bancos creados en los taludes que acogen las plantas traídas del vivero municipal, entre las que hay palmeras, arizónicas, aligustres, flores de temporada, bojs y plantas aromáticas.

Almendro 3 linda con la calle de la Cava Baja y tiene una superficie de 740 metros cuadrados. Tal y como reza en el cartel de entrada, los vecinos interesados en realizar alguna actividad deben ponerse en contacto con la Junta de Centro. Esta tablilla que recibe a los visitantes del solar, contiene además unas normas mínimas de convivencia que firman los niños y niñas del barrio.


Obras de acondicionamiento


Almendro 3 tiene también un componente de recuperación desde el punto de vista histórico ya que en el solar se encuentra enterrado un tramo de la antigua muralla cristiana de Madrid construida entre los siglos XI y XII, cuando la villa pasó a la Corona de Castilla. Las obras de acondicionamiento no han alterado este bien protegido, por lo que únicamente se ha resaltado mediante adoquinado el trazado por el que discurre para informar de su presencia.

Las actuaciones han incluido el derribo del muro de ladrillo que da a la calle Almendro, conservando únicamente el tramo más cercano al solar de Almendro, 5, compuesto por sillares recolocados de la muralla. En lugar del antiguo muro se ha puesto una valla metálica reutilizada del antiguo mercado temporal de Barceló. Asimismo, se han llevado a cabo tareas de restauración del muro que da a la Cava Baja, de limpieza, ajardinamiento, iluminación e instalación y señalética y mobiliario urbano.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

loading...