martes, 17 de junio de 2008

Puente Romano, en Talamanca del Jarama

pincha en la imagen para ver su situación
Está situado en las afueras del casco urbano y desemboca en una gran y ordenada chopera que oculta prácticamente esta construcción, fuera ya de todo uso, pero que aun puede recorrerse de un extremo a otro.

De su pretendido origen romano no queda prácticamente nada. Se arbitra esta cronología atendiendo al origen de la propia población. A fe cierta las trazas que vemos corresponden a la Edad Media y Moderna.

Su primera característica es un largo trazado con una anchura de tablero variable, lo que se refleja en sus desembocaduras: regular la más alejada y con un pronunciado ensanchamiento la más cercana.

La segunda particularidad de este puente es que lo constituyen un gran arco central y cuatro menores que le flanquean en dirección noroeste, no existiendo arquerías hacia la otra vertiente, seguramente consecuencia de la topografía del terreno junto al antiguo curso del río Jarama (hoy bastante alejado), sobre el cual discurría.

Su perfil es alomado, con un pronunciado cambio de rasante en el centro del arco mayor, esto nos arroja una disminución progresiva de la altura de los sucesivos arcos, así como de su luz. Entre los arcos se levantan, a ambos lados, tajamares en proa de tamaño igualmente descendente, destacando los dos que flanquean dicho arco aguas arriba, los cuales alcanzan el nivel del tablero y configuran sendos descansaderos.

Realizado con sillares y dovelas de piedra caliza de Tamajón, sin mortero visible, es mayor su tamaño y mejor la labra en el arco sureste. Sin embargo, las sucesivas reconstrucciones han manejado mampostería, granito de Colmenar en la incompleta albardilla semicircular y pequeños cantos rodados en los petos.

(El texto y la imagen están extraídos de la guía "Puentes Históricos en la Comunidad de Madrid", editada por la Comunidad de Madrid a través de la Consejería de Cultura y Turismo)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

loading...