lunes, 11 de julio de 2011

Eje Prado-Recoletos: sacar los coches de la zona o meterlos en túneles

Eje Prado-Recoletos: sacar los coches de la zona o meterlos en túneles J.S. González para elpais.com

Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre llevan casi una década a sopapos. Si hay un asunto que simboliza como pocos la diferencia entre ambos políticos del PP es el contencioso que mantienen desde 2006 a cuenta de la reforma del eje Prado-Recoletos. Es la lucha más duradera que han mantenido: la disputa interminable. Sus posturas son irreconciliables. Gallardón quiere sacar los coches del centro, reducir carriles y dar más espacio al peatón; Aguirre quiere un túnel que absorba todo el tráfico. Considera que los ciudadanos deben poder conducir por donde quieran.

Son dos formas opuestas de entender la movilidad en el centro de la capital, y no parece que ni uno ni otra vayan a recular. Las pasadas elecciones, no obstante, calmaron los ánimos. Aguirre y Gallardón coquetearon políticamente durante las semanas previas a la cita electoral. Se retrataron sonrientes en un parque durante la precampaña. Y en abril, cuando el Gobierno regional debía contestar al Ayuntamiento sobre su propuesta para reformar el paseo, optó por callar. No fue un olvido; fue premeditado. Los comicios estaban demasiado cerca para avivar los rescoldos de una guerra inacabada. Pasadas las elecciones, el hacha se desentierra.

La Comunidad de Madrid asegura que no permite a Gallardón llevar a cabo su plan. Aguirre afirma en público que el paseo del Prado "está bien como está". No es que la presidenta madrileña haya renunciado al túnel con el que quería perforar una de las zonas de más valor histórico de la capital: es que no hay dinero para hacerlo. Aguirre esgrime la bandera de la austeridad y trata de evitar cualquier gasto. Así se interpretó el supuesto desliz que cometió el pasado jueves cuando le dijo al alcalde con un micrófono abierto: "No tenemos ni un puto duro". Fue un mensaje de reproche. Pero Gallardón es obstinado. Hace seis años se propuso reformar la céntrica vía madrileña. Su solución para el eje Prado-Recoletos incluye la ampliación de aceras y pequeños cambios en los carriles de circulación, es decir, que resultaría relativamente barata.

Eje Prado-Recoletos: sacar los coches de la zona o meterlos en túneles
En realidad la idea de reformar el histórico eje partió del anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano (PP). Ya en el primer diseño del Plan General de Madrid en 1995 introdujo la remodelación del paseo del Prado. Cuatro años después, convocó un concurso de ideas para el eje donde se concentran los principales museos de España: el Prado, el Thyssen y el Reina Sofía. Se presentaron ocho proyectos que incluían desde un tranvía a un túnel o un paseo escultórico... Al final fue el proyecto elaborado por el arquitecto portugués Álvaro de Siza, con Juan Miguel Hernández León, el que logró el encargo, aunque su plan no incluía ningún túnel como prefería Álvarez del Manzano. El diseño del equipo encabezado por Siza, conocido como Trajineros, ha sufrido numerosas modificaciones: el proyecto final incluye las alegaciones de los vecinos (presentaron 1.400), el cambio para evitar talar los árboles frente al Thyssen, y un ensanchamiento de las aceras frente a esta misma pinacoteca.

La disputa entre Administraciones procede, en realidad, de su concepción radicalmente distinta de cómo debe ser la movilidad en esta zona. El Ayuntamiento no está dispuesto a hacer ningún túnel, ni bajo el paseo del Prado ni bajo Alfonso XII, que son las dos opciones barajadas hasta el momento. El alcalde quiere limitar el uso privado del coche en el centro y, más en concreto, en esta vía que alberga la mayor concentración de museos de talla internacional del mundo. Este va a ser el mandato de la peatonalización, de los carriles bici, de la penalización a través de los parquímetros a los que quieran aparcar en el centro... Un túnel, arguyen desde el Consistorio (y los ecologistas están de acuerdo), equivale a una invitación a entrar hasta el cogollo de la ciudad en vehículo privado. Un pasen, que hay sitio que no cuadra con la filosofía de ciudad en la que parece haberse volcado ahora Gallardón.

Eje Prado-Recoletos: sacar los coches de la zona o meterlos en túneles - pincha para ampliar el plano
El Gobierno regional no tiene competencias sobre movilidad en la capital. En principio, no podría decir ni pío sobre la reforma que persigue el alcalde. Pero sí las tiene en materia medioambiental. El paseo del Prado fue declarado Bien de Interés Cultural en 1999, con miras a una posible declaración de la vía como patrimonio de la humanidad. El decreto lo firma Alberto Ruiz-Gallardón, que en esa época era el presidente regional. Su propósito, en aquel entonces, era poder tener la última palabra en cualquier remodelación que partiera del Consistorio. La jugada, como pudo comprobar años más tarde, se le volvió en contra. Aquel decreto obligaba a someter a declaración de impacto ambiental la obra en la zona. Y a él se aferró Aguirre en 2008 para paralizar el proyecto de Gallardón. Hasta hoy.

El impacto ambiental de los hipotéticos túneles


La Comunidad de Madrid insiste en imponer un túnel con el argumento de que al reducir el tráfico en el eje Prado-Recoletos, este se incrementaría en las calles aledañas como, por ejemplo, Alfonso XII, lo que a su vez acarrearía problemas de contaminación justo en el límite con el parque del Retiro. Llegó a realizar un estudio ad hoc que concluyó que el plan de Gallardón aumentaría el tráfico en Alfonso XII un 30%. Pero el alcalde, por orden de Aguirre, estudió la opción del túnel: sus estudios técnicos lo rechazaron. El proyecto que presentó en octubre del año pasado a Medio Ambiente analizaba seis actuaciones. La cero dejaba el paseo como está. De la uno a la cuatro, estudiaban la reforma solo en superficie. La cinco y la seis, el túnel con dos trazados. El estudio concluye que los túneles (con sus rampas de acceso y sus salidas de ventilación) supondrían una "mayor afección" a los árboles y las infraestructuras y servicios existentes.

Eje Prado-Recoletos: sacar los coches de la zona o meterlos en túneles
Gallardón trató de esquivar las imposiciones de la presidenta regional. Troceó el plan y acometió los trabajos (con dinero del Plan E) en los tramos no protegidos. Pensaba que así ganaba tiempo para la aprobación del proyecto general. Pero Aguirre no parece dispuesta a ceder. Y el Prado-Recoletos podría quedarse como está indefinidamente: con 100.000 coches diarios, la contaminación que expulsan y un paseo con las baldosas agrietadas.

16 comentarios :

  1. Rivalidad política y empecinamiento en que la gente siga utilizando el coche para moverse de norte a sur, cuando hay suficientes alternativas, tanto por carretera como en transporte público. Lo que tiene que hacer Gallardón es limitar los flujos de entrada cambiando la temporización de los semáforos en todo el eje.

    ResponderEliminar
  2. Si se amplió la capacidad de la M30 era precisamente para poder reducir el tráfico de paso Norte-Sur a través de este tipo de zonas. 

    Espejo de lo que hacemos, que decían en Telemadrid.

    ResponderEliminar
  3. Partiendo que no niego el hecho de ser "agruirrista" (ya sabemos que en España tenemos que ponernos etiquetas por todo), lo cierto es que la solución propuesta por la Presidenta regional parece bastante más sensata que la del consistorio.

    Es obvio que si restringes el tráfico en una arteria tan importante como ésta y justo por su salida sur, el nivel de tráfico disminuirá, pero lo cierto es que aumentará considerablemente en las calles aledañas. No podría hablar de porcentajes (no he realizado un estudio al respecto) pero, pongamos por caso que si de los 10 coches que pasan ahora, llegaran a quedarse en casa 2, pero el tráfico que puede absorver la nueva vía es de 5, nos quedan otros 3 coches que habrán de pasar por otros sitios y no creo que sea precisamente la mejor alternativa hacerles subir hasta Serrano, enlazar con la saturada Puerta de Alcalá y hacer salir a los vehículos bordeando El Retiro.

    La propuesta de los túneles es más lógica, pero aplicada restrcitviamente, es decir, dando prioridada a la salida de vehículos, algo parecido a lo sucedido en el túne de Santa María de la Cabeza. De esta manera, se desincentiva que vengan coches al centro de Madrid, pero se facilita la salida. Por tanto, no se trataría de una solución del hoy para mañana, sino de una solución cuyos beneficios se verían a medio plazo.

    Lo contrario, el impedir la movilidad, es una apuesta arriesgada que no tiene porqué salir bien, que da la sensación de "imposición" y, lo que es peor, puede dar al traste con una inversión tan potente y necesaria como es ésta, porque lo que esta claro es que el Eje del Prado necesita una actualización inmediada de pavimentos, aceras y formas, dando más prioridad a este entorno privilegiado y hoy un tanto olvidado... aunque habrá que esperar a que vengan mejores tiempos en lo económico.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo esa teoría de que hay que dar facilidades viarias a los coches que quieren salir de la almendra central en contra de los que quieren entrar.

    Porque esa asimetría supone simplemente dar facilidades a los viven en el núcleo urbano cuando trabajan fuera del mismo, pero jorobándolos cuando regresan a sus casas.

    O análogamente supone dar facilidades a los que trabajan en el núcleo urbano al regresar a sus viviendas pero jorobándolos en el camino de ida.

    Francamente, hay algo que se me escapa. Y no estoy ironizando. Por favor, alguien me lo puede explicar.

    ResponderEliminar
  5. "Dejen salir antes de entrar". Zona compacta frente a urbanismo más disperso.

    ResponderEliminar
  6. Alberto, dos errores de concepto cometes:
    1. Al restringir la capacidad, los coches no sólo buscan alternativas por calles cercanas, algunos directamente se quedan en la M30 y otros cambian de medio de transporte.

    2. "Impedir la movilidad" es una frase incompleta. Se trata de impedir la movilidad en coche, facilitándola en otros medios de transporte (principalmente peatonal, en menor medida ciclista y transporte público). 

    ResponderEliminar
  7. villarramblas, no comprendo cómo con túneles de salida se puede favorecer ese tipo de urbanismo.

    ResponderEliminar
  8. "<span>algunos directamente se quedan en la M30"  ¿¿eeeh??</span>

    Querrás decir que dejan el coche fuera de la M30 y entran en la almendra central por otros medios, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Hombre yo optaria por los tuneles no??? porque es que el eje santa maria de la cabeza-prado-recoletos-castellana cruza amdrid de arriba a bajo, es decir, si quitan carriles va a ser un puro enorme. Por otro lado acusan a Gallardón de fomentar la polución sus medidas son muy ecologicas no¿?

    ResponderEliminar
  10. ¿Te haces idea triste de lo que puede costar un túnel semejante? En este momento no tienen "un puto duro". Y a medio plazo... no me haría muchas ilusiones.

    Lo dicho. Seguir dándoles vueltas a lo del túnel es seguirle el cuento a la condesa consorte.

    ResponderEliminar
  11. triste. El problema es que esos túneles tendrían un costo indecente. Mucho me temo que ni a medio plazo se podría plantear su construcción.

    Por eso, seguir especulando con dichos puentes es seguirle el cuento al discurso de la condesa consorte.

    ResponderEliminar
  12. No, no favoreces nada, simplemente es la situación que hay: el centro es más compacto que la periferia, de ahí la filosofía de despejar rápido de coches el centro y que entren más despacio. 

    ResponderEliminar
  13. No, que atraviesan Madrid por la M30 aunque den más vuelta para evitar la congestión del centro.

    El efecto que comentas se debe a la zona azul, no a la restricción de capacidad de viario.

    ResponderEliminar
  14. Ahá, comprendido. Gracias villarramblas

    ResponderEliminar
  15. Lole eso es cierto de que seran costosos y quizas este no sea el momento de llevarlos a cabo, sin embargo si ahora no es momento yo creo que en un futuro mas benigno deberia plantearse ya que lamentablemente este eje es una gran arteria de la ciudad y reducir carriles no es una buena solución. El transporte publico puede ser la respuesta pero haciendo una fuerte inversion en ellos... esto no es amsterdam, por ejemplo, aqui hay cuestas y distancias muy largas y no hay tranvias no se si me explico... un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Madrid necesita mejorar la movilidad en muchos ámbitos de la ciudad, especialmente en la almendra central.

    2º El impacto que supone la contaminación de Madrid debe atenuarse. Es una propuesta análoga a la llevada en materia de desperdicios (donde se ha generalizado la separación de residuos y su tratamiento) o en aguas (con el logro de que el 100% de las aguas residuales madrileñas sean tratadas).

    Las estadísticas nos indican que el origen de la mayor parte de contaminación proviene del tráfico de vehículos.

    3º Si admitimos las premisas anteriores, es obvio que necesitamos un plan de movilidad que no promocione esta movilidad especialmente contaminante.

    En líneas muy generales, podemos hablar de dos tipos de movilidad: la realizada en vehículo particular y el resto de opciones (transporte público, peatonal, bicicleta, etc).

    4º Es obvio desde mi punto de vista, que la promoción de esa otra movilidad (sostenible, al fin y al cabo) exige unas plataformas que dada la finitud de nuestra ciudad, será posible quitando espacios al tráfico del vehículo privado.

    Si por ejemplo, queremos hacer un carril bici, no lo deberemos hacer a costa de los medios sostenibles -como el carril bus o la acera- sino quitando 1 carril al vehículo privado.

    5º Si damos todo estos items por ciertos, será obvio que no deberemos hacer una discriminación en cuanto a los ámbitos a actuar, ya que hacerlo supondría estimular el tráfico que queremos limitar: el del vehículo privado.

    En conclusión: un plan de movilidad serio exige mucho <span>dinero</span> y mucho <span>coraje</span> para ejecutarlo. Un plan serio tiene que ser necesariamente <span>estricto</span> y no admitir matices, excepciones o circunstancias que descafeínen los objetivos del mismo.

    Demanda igualmente un <span>tiempo</span> para que la sociedad asuma los beneficios de dicha política y que entienda sus virtudes.

    En Madrid tenemos varios ejemplos de planes parciales de movilidad que fueron tachados de apocalípticos y cuyo funcionamiento ha sido ejemplar. Como es la peatonalización de Sol o Preciados;o el cierre de la Casa de Campo. Hablo de actuaciones que, en su momento se tacharon de radicales, y la sociedad supo asumirlas y valorarlas pese a los inconvenientes iniciales.

    Por lo que, si sabemos el diagnóstico y si conocemos el resultado con experiencias similares, ¿Por qué no actúan? ¿Por qué no se peatonaliza parcialmente Gran Vía? ¿Por qué no se peatonaliza parcialmente el Pº del Prado-Recoletos?... Seguro que por mi ignorancia... jej

    ;) ;) ;)

    ResponderEliminar

loading...