domingo, 21 de junio de 2009

Ruta en bici al puerto de la Morcuera

El puerto de la Morcuera es un paso de montaña situado en la Sierra de Guadarrama. Con una altitud de 1.796 metros, es el tercer puerto más elevado de la región madrileña, empatando en altura con el de la Fuenfría. El puerto es atravesado por la carretera M-611 que discurre entre las localidades de Miraflores de la Sierra y Rascafría.

Como en muchas de nuestras rutas en bici, en esta ocasión hemos utilizado el tren para acercarnos al punto de partida. En estas fechas veraniegas el calor aprieta mucho, y cuanto más temprano te pongas en ruta, menos calor pasarás por el camino. A las 7:40 nos bajábamos del tren en la estación de Colmenar Viejo, situada al sur del municipio a unos 840 metros de altitud.


Tras salir de la estación, las primeras rampas nos permitirían atravesar Colmenar por la Ronda Oeste, muy solitaria a estas tempranas horas, y dirigirnos hacia el carril bici que nos llevaría hasta Soto del Real. El tramo del carril bici es suave, con ligeras subidas y bajadas, que se hace a buena velocidad con las piernas frescas. Al llegar a Soto llevamos 13 kilómetros de ruta.


Ver en un mapa más grande

Soto del Real está situado a 921 metros de altitud, y es el punto de origen de muchas rutas en bici: Miraflores, Bustarviejo, la Morcuera, la Hoya de San Blas… En esta ocasión, una vez atravesado el municipio, saldríamos en dirección norte, buscando el camino de Miraflores de la Sierra.


No es difícil seguir estos caminos si ya has pasado por allí alguna vez, si no, es mejor mirar bien los planos antes de salir, o llevar un GPS. Como ayuda para esta parte de la ruta basta seguir en los caminos las indicaciones de la Hacienda Jacaranda (un lugar de bodas y banquetes).


Desde Jacaranda, las rampas empiezan a empinarse bastante en dirección a Miraflores de la Sierra. Es sólo un aviso de lo que nos espera más adelante. Las vías pecuarias están muy bien conservadas, y sólo hay que llevar cuidado con algún que otro coche que las transita


Al llegar al mirador, parada para contemplar el paisaje a nuestra derecha, y dejamos el camino a Miraflores para girar a la izquierda 180 grados por la senda que nos lleva hacia la Hoya de San Blas y el Puerto de la Morcuera. Aquí empieza realmente la subida al puerto.

pincha en la imagen para verla ampliada

Este camino, que parece muy suave, empieza a empinarse giro tras giro (lo que uno de nuestros lectores llamaba zig-zags en los comentarios la ruta a Miraflores). Al menos en todo este tramo vamos en sombra, algo que se agradece pues el sol ya pica bastante.

La vegetación es abundante, predominando los robles y hayas. En el suelo, matorrales y jaras.


Según vamos subiendo, el camino se va empinando más y más. En una de las rampas más duras, una gran recta de más de un kilómetro, me adelanta un ciclista que me anima un poco y me dice que pasada esta recta, de una pendiente del 14%, luego mejora bastante, y hasta hay un pequeño tramo en ligera bajada. No sé si realmente sería un 14%, pero desde luego me estaba engañando, todavía faltaban muchas rampas tan empinadas como esa.


El camino es precioso, desde luego. Según vamos subiendo, la vegetación va cambiando. Si al principio eran robles y hayas, en la segunda curva pasaron a ser sólo pinos, y el suelo pasó a estar cubierto por grandes helechos. Es una zona muy umbría, algo que se agradece con estos calores veraniegos.


Empiezan a verse claros en los árboles de nuestra derecha, lo que nos permitirá disfrutar de unas espléndidas vistas del valle, con el embalse del Vellón y Miraflores al fondo.


Se acaban los pinos y desaparece la vegetación, sólo matorrales nos acompañarán hasta el Puerto. Todavía quedan más de 5 kilómetros para coronarlo y empieza la parte más difícil del camino, no por la dureza de las rampas, si no por el sol de justicia que pega sobre nuestras cabezas. ¡Hasta la cámara se ha empañado del calor!


El sol cada vez pega más fuerte, y por desgracia no nos queda ni una gota de agua. Los brazos y las piernas pican, y nos damos cuenta de que estamos empezando a quemarnos la piel.

Los dos últimos kilómetros hay que hacerlos por la carretera, aunque por suerte hay más ciclistas que coches. La temperatura sigue subiendo con la altura, bastante por encima de 30º, y el sol cada vez pega cada vez más fuerte.


Todavía nos queda tiempo para hacer unas fotos del valle que queda a nuestra izquierda, contemplar el camino recorrido, y dar un último empujón para llegar al puerto.


Sólo unos metros más, pasamos el aparcamiento y llegamos hasta el Puerto de la Morcuera.

Estamos a 1796 metros de altitud. ¡Lo hemos conseguido!



Tras unos minutos de descanso en la cima, descenso vertiginoso hasta Soto del Real, donde nos esperaban unas cervezas bien fresquitas y un costillar para reponernos. En carretera, con velocidades por encima de los 60 km/h y en los caminos superando los 40 (con algún susto, por cierto) ¡Qué gozada bajar el puerto de un tirón!

En definitiva, una ruta muy recomendable, pero para realizarla en primavera o en otoño, cuando el sol no sea tan duro. Los caminos están en bastante buen estado, y el paisaje es espectacular.



Unos consejos veraniegos:

  • No hagas rutas en bici sólo, es mejor ir en compañía por lo que pueda ocurrir en el camino. En verano, mucho más recomendable.
  • No olvides llevar ropa fresca, que transpire bien, y por supuesto, no te quites el casco aunque tengas calor.
  • Protege tus brazos y piernas (de la rodilla al pantalón) con crema solar. Si no puedes acabar más rojo que un tomate.
  • Agua, mucha agua para el camino. Un bidón se acaba muy pronto y no hay fuentes en las que repostar por el camino. Bebe poco a poco y dosifica.
  • Algo de comida, fruta (un plátano), y frutos secos, siempre son de agradecer para reponer fuerzas.
  • ... y por supuesto, siempre que salgas de ruta no olvides llevar como mínimo unos parches, una cámara de repuesto, un tronchacadenas y unos eslabones.
  • 3 comentarios :

    1. Espectacular ese recorrido me encantaron todas las fotos y las anécdotas, ojalá algún día pueda ir...

      ResponderEliminar
    2. Tenia ganas de conocer el famoso puerto y ayer hojeando esta pàgina, me pusisteis los dientes largos. Mi intencion era subir por carretera, pero al ver las fotos me di cuenta de que estaba dejando atras esas viejas sensaciones que producen las pistas forestales. Cuando uno viaja solo y sin prisas, como era el caso, se puede apreciar la naturaleza en todo su esplendor. Sus colores, sus espectaculares vistas y sobre todo sus olores. Si, ese intenso olor a jara y a pino que tan presente se hace a lo largo de la sierra madrileña. Eso no se paga con dinero.
       Te felicito por las explicaciones , son perfectas, las fotos me han ayudado bastante. Para ser la primera vez que transito estos caminos solo he cometido un pequeño ereror.

      ResponderEliminar
    3. Pásate por el blog www.enbicipormadrid.es y verás todas nuestras rutas en bici.

      Hace unos días hice la <span>Ruta en bici de Madrid al Puerto de la Morcuera</span> en solitario, sin prisas, y disfrutando del camino... ¡una gozada!

      :) :) :)

      ResponderEliminar

    loading...