lunes, 1 de marzo de 2010

El Museo de las Colecciones Reales estará listo en 2014

Reportaje del avance de las obras y más datos


El País publica hoy un extenso reportaje sobre el Museo de las Colecciones Reales que se está construyendo junto a la Catedral de la Almudena y el Palacio Real. El pasado 15 de febrero publicamos una artículo, con esta información se amplían detalles.

El futuro Museo de Colecciones Reales, la mayor obra civil abierta en estos momentos en el subsuelo de Madrid a excepción de las del metro, afronta la tercera y última fase de su construcción. En su seno albergará obras de arte que abarcarán desde los violines stradivari de las colecciones regias hasta pinturas, tapices y carruajes suntuarios que hoy no pueden ser exhibidos en el Palacio Real. El museo tendrá 46.000 metros cuadrados de superficie edificada en seis plantas bajo la explanada situada entre la Armería del Palacio Real y la catedral de la Almudena. Con un presupuesto actual de 130 millones de euros, fue gestado según un proyecto aprobado durante el mandato del PP en los años 90 y refrendado posteriormente por el Gobierno socialista en un Consejo de Ministros que lo definió como “obra de interés estatal”.

Todas las cifras son colosales: una fachada de 150 metros de longitud y 40 de altura, una de sus plantas de 8 metros de gálibo para exhibir tapices de gran formato o dos enormes recintos internos para presentar los vestigios arqueológicos hallados durante las obras. Primero se ha construido la caja y luego ha seguido la creación de las enormes estructuras. Los galardonados arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla, autores, entre otras construcciones, del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, acompañan a EL PAÍS en una visita a la obra. Su conclusión se prevé para 2014, según Yago Pico de Coaña, presidente de Patrimonio Nacional, organismo responsable de su ejecución.


Aspectos constructivos


Los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla subrayan la complejidad de la construcción del futuro Museo de Colecciones Reales, que ha de atender y coordinar numerosas variables de todo tipo. “Estamos fascinados y comprometidos por conjugar toda esta complejidad en lo que consideramos el proyecto de nuestra vida”, dicen de consuno. “Hemos tenido que hacer no sólo de arquitectos sino también, un poco de ingenieros, por las magnitudes y los retos que afrontamos”, añaden, si bien destacan la ayuda hallada en los cálculos dimensionales concernidos por parte de los ingenieros consultados.

Una edificación de esta naturaleza, que tendrá seis plantas, se construye de arriba abajo mediante la excavación del enorme espacio existente bajo la explanada de la catedral y del Palacio Real. En el espacio excavado, que se forra con una gran membrana para que resista los empujes laterales del talud horadado, se instala una gran caja o cofre de hormigón en forma de L si se contempla transversalmente, donde la anchura es mayor en la base, unos 60 metros, y de 16 en la parte superior.

La primera tarea ya culminada ha sido la distribución de más de un centenar y medio de grandes pilares de hormigón, materialmente hincados en el suelo tras ser excavado, que cumplen una función estructural para sostener la gran caja del futuro museo. Luego se ha construido la gran caja, en una segunda fase y en la tercera, se completará el contenido de este gran cofre con una propuesta museográfica acorde con la naturaleza suntuaria de las colecciones a exhibir.

Fachada de granito


Uno de los aspectos más llamativos del proyecto, según remarcan los dos arquitectos, es un repertorio de columnas o pilares que compone exteriormente “una especie de almohadillado en consonancia con el zócalo pétreo del Palacio Real”. Este frente se construirá sobre todo con granito extremeño y gallego —“la piedra berroqueña ya no se extrae de las canteras españolas”—, explican.

“El proyecto contempla asimismo exigencias museísticas, museográficas, medioambientales, artísticas, histórico-patrimoniales y arqueológicas, cuya observancia, a grandes rasgos, ha causado un retraso que estimamos en un año sobre el calendario inicial previsto, explican Tuñón y Mansilla. Todo ello dentro de una normativa edificatoria muy estricta. Primero se pilotó el suelo de la explanada mediante un procedimiento rotatorio, de manera que se perforaron y tubularon hasta 150 hitos de 1,20 metros de diámetro y de 45 metros de longitud, dispuestos contiguamente.


Luego, se edificó de arriba hacia abajo una suerte de membrana, un muro-forro de 30 centímetros de espesor, con 150 metros de longitud por 30 metros de anchura, sobre el que se insertan machones perpendiculares al muro que salen hacia la estructura, más una serie de anclajes de acero protegido por mortero que penetran en el talud. Todo ello contendrá la enorme presión que el propio terreno, ataludado en la zona, ejerce lateralmente.

Este sistema, que se asemeja a una enorme cámara-bufa por su anchura de cuatro metros, sirve asimismo para desviar las escorrentías de aguas subterráneas. El pilotaje, ya hormigonado, cuenta en su montera con una viga que engarza los pilotes como las púas de un peine.

Distribución de espacios


El futuro museo, a resguardo del muro occidental de la catedral de la Almudena, tendrá un acceso en rampa a modo de receptáculo con vestíbulo, salón de actos para 150 personas, auditorio y guardarropía. En una primera planta hacia abajo albergará entre 80 y 130 tapices de la colección de los casi 3.000 de que dispone el Palacio Real. Quedarán expuestos de manera rotatoria en una sala de casi 2.000 metros cuadrados y, por tratarse de tapices de gran formato, de ocho metros de altura.


En una planta inferior figurarán distintas colecciones de objetos onamentales y suntuarios de los 154.000 con los que el palacio ahora cuenta en su inventario. En ésta planta se expondrá con certeza la colección de violines de Stradivarius del Palacio Real, la más completa del mundo, así como pinturas, esculturas, relojes, porcelanas, vajillas, lámparas y otros útiles decorativos o artísticos, así como fotografías, ya que el recinto palaciego posee una de las más ricas colecciones fotográficas de España.

No se descarta que esta segunda planta exhiba, asimismo, armas procedentes de las copiosas colecciones de la Armería regia que, junto con las del Museo Imperial de Viena, son consideradas como las mejores del Viejo Continente, surgidas de los talleres de maestros centroeuropeos y toledanos líderes de estos menesteres armeros.

En una tercera planta, situada bajo la anterior, se exhibirán los carruajes de tiro de principios del siglo XIX, incluida una caravana real con coches de escolta, así como trineos, cuya colección, exhibida durante años en un pabellón especial dentro del Campo del Moro es hoy, junto con la de la antigua Corona portuguesa, una de las principales de entre las europeas.

Traslado y carga de obras de arte de gran y medio formato se efectuarán por un acceso de gran envergadura ubicado a ras de tierra, en paralelo a la cota que en esta zona del Palacio Real forma el suelo del Campo del Moro, donde unos 60 árboles y arbustos han sido talados de entre los numerosos plátanos que lo pueblan.

Bajo la planta de accesos de carga se ubica una planta más dedicada a estacionamiento de algo menos de un centenar de vehículos, frente a los 200 inicialmente previstos, ya que se ha reducido el tamaño de esta estancia, según Juan Hernández, arquitecto de Patrimonio Nacional.

Huecos para la muralla y restos humanos


Dos grandes huecos, de unos 10 metros de altura por 20 de profundidad, uno de ellos, y el otro algo más alto y de 30 metros de hondura, jalonarán la piel interior y exterior, respectivamente, del futuro museo. Ambos grandes huecos corresponden a los espacios en los cuales quedarán integrados los hallazgos arqueológicos de más entidad de cuantos se han encontrado durante las excavaciones previas a la obra. Y ello habida cuenta de que esa zona se ubica en lo que fuera la almendra central, donde, hasta ahora, se asegura que naciera la ciudadela de Madrid en torno al siglo IX, si bien hay ya constancia del descubrimiento de un posible poblamiento carpetano del siglo IX antes de Cristo sobre este mismo enclave. Tal hecho pondría en entredicho la certeza de que el poblamiento de la ciudad coincidió con la ocupación árabo-musulmana de la ciudad.

Museo de las Colecciones Reales
El hueco superior, que frisa con la cota del suelo en la explanada de la Almudena, está cubierto por una losa de unos 500 metros cuadrados de superficie, llena de filamentos de acero que la contraen para reducir su espesor hasta unos 80 centímetros, frente a los 1,40 metros con que contaría en enlosado normal. La losa se soporta sobre pilares de 1,20 metros de diámetro y hasta 12 metros de altura, calzados con neopreno. Ahí permanece un paño de unos 8 metros de altura y más de 30 de longitud de la muralla cristiana que cercaba Madrid por esta zona desde el siglo XII. Presenta aquí una angulación y muestra un cubo de fortificación de superficie redondeada. La muralla se ve coronada por un paseo de ronda que, o bien será de acceso abierto para que pueda ser transitada por el público, o bien quedará encapsulada tras una cristalera que permitirá verla a distancia. Ésta es otra de las cuestiones a decidir en los próximos meses.

En la otra gran oquedad, situada justo frente a los cimientos de la catedral de la Almudena, el día de San Valentín de 2008 fueron hallados restos humanos en un enterramiento presumiblemente preislámico.

Diseño del museo


Las líneas generales de la futura museografía están siendo diseñadas por expertos nacionales y extranjeros de entre los principales museos del mundo en reuniones continuas, explica Yago Pico de Coaña, presidente de Patrimonio Nacional.

“En paralelo a la arquitectura digamos, material, que preside estas obras, existe otra arquitectura jurídica, legal y financiera de no menor complejidad, dada la intrincada red de exigencias que un museo como el de las Colecciones Reales demanda”, remarca el responsable del alto organismo estatal.

16 comentarios:

  1. <span>Parece ser que va a quedar mejor de lo que se apreciaba en los primeros renders muy poco detallados. Si los acabados son buenos es posible que el resultado sea al final bastante acorde con el entorno. Otra cosa que creo que deberían hacer es abrir algunas salas más en las visitas al Palacio Real. Pero sobre todo me parece que sería necesario poder visitar el campo del moro saliendo del museo para dejar un verdadero "buen sabor de boca", pues la visita al museo y a los jardines se complementarán perfectamente.</span>

    ResponderEliminar
  2. <span>A mi tambien me lo parce que puede quedar más que bien, el otro dia estuve moviendome por la red buscondo alguna imformación y encontre varias cosas interesantes.</span>
    <span>Primero como algunos ya sabiamos Tuñon y Mansilla no son unos recien llegados a esto de la arquitectura y sin lugar a dudas son de los mejores en el panorama nacional y me atreveria a decir que internacional (profesores en la uiniversidad de harvard entre otras cosas). Si vais a su pagina web podreis ver imagenes de como puede quedar el interior del museo (parecen magnificas la salas por lo menos por lo que se ve).</span>
    <span>En conclusión, una magnifica noticia para madrid que despues de casi un siglo se lleve acabo este proyecto que dotara a Madrid de un museo que estara sin lugar a dudas entre los ´mas importantes de la ciudad.</span>

    ResponderEliminar
  3. <span>Yo también estoy ansioso por ver el resultado final de este museo. Creo que se convertirá en un hito por los excelentes arquitectos, la ubicación insuperable, la armonía de los volúmenes y materiales y los espectaculares fondos. También creo se debería optimizar el acceso a los jardines del campo del Moro desde el Museo, facilitando así el acceso a éste parque desde el casco urbano, ya que el acceso actual resulta a veces demasiado lejano para ir a pié, que es como se debe recorrer ésta zona. </span>

    ResponderEliminar
  4. Se os olvida la polémica que hay a causa de la altura de este museo que tapará parte de la Almudena y que no se sabe bien si se fusionará correctamente con ambos edificios, estropeando la "acrópolis madrileña"

    ResponderEliminar
  5. <span>La idea de este museo puede ser buena, pero la ubicación me parece que fue erronea.</span>
    <span>Por muy buena que sea la idea de estos excepcionales arquitectos, esa zona no debería haberse edificado nunca, porque es el origen de Madrid, de nuestra ciudad.</span>
    <span>El cariño a una ciudad se demuestra rescatando y valorando los restos que forman nuestra historia.  Y creo que todo el mundo sabe que esa zona es el origen de Madrid.  Es cierto que quedó muy dañada por la edificación de la Catedral, pero lo que quedaba ahora se ve afectado por esta obra que, aunque quiera ser cuidadosa con los restos, supone un daño al entorno de los restos hallados.</span>

    ResponderEliminar
  6. <span>¿En qué estás pensando...? Que pena , la unica vision de paisa</span>

    ResponderEliminar
  7. <span>¿En qué estás pensando...? Era la unica vision un perfil intentemos llamar historico de Madrid. Pero la arquitectura no lo pudo soportar . Desde el palacio de Carlos V en la Alhambra simepre igual. La historia no pasa por Madrid. Por sus Arquitectos tamppoco. Cometemos siempre los mismos errores, </span>

    ResponderEliminar
  8. Para mí, la vista de la Catedral desde el Parque de Atenas era maravillosa. Cuando ayer volví a pasar por el citado Parque para recobrar aquella vista bellísima e inigualable contemplé horrorizado un auténtico crimen paisajístico y estético.  

    ResponderEliminar
  9. SOLO PUEDO DECIRLES GENIAL FABULOSO POR ESO ESPAÑA ES UN GRAN RAN PAIS OLE!!!POR ESPAÑA VIVO EN VENEZUELA Y ESPERO SOLO ESPERO PODER AGUN DIA IR A ESPAÑA GRACIAS

    ResponderEliminar
  10. Los arquitectos modernos son excelentes políticos, se venden a si mismos. Dicen que están maravillados por su propia obra y que han tenido que convertirse en ingenieros. Falso, el aspecto ingenieril de la obra ni lo habrán tocado, porque no saben, sólo tienen intuiciones de como funcionan las obras de ingenieria, pero al pasar al aspecto práctico no sabrían por donde empezar. El resultado es un tocho monumental con una fachada monótona y aburrida de pilares que se come visualmente el palacio y la catedral. La arquitectura moderna se avecina a su fin y su fracaso.

    ResponderEliminar
  11. tecnicismos aparte, desde luego que la panorámica desde el parque de Atenas y su entorno es ahora horripilante......    

    ResponderEliminar
  12. LA almudena bellisima !!!!!! Dios no hay un edificio mas horripilante en toda Europa, (por no tratar el interior que es de pelicula de vampiros de bajo presupuesto) deberian haber elevado la edificacion 60 m sobre el nivel de la plza para haberla tapado!!!! El apostonlado que pusieron en la falsa cupula , la pizarra y el granito!!!!

    ResponderEliminar
  13. Me parece lamentable. Visto desde la Cuesta de la Vega da verdadera repulsión. Parece mentira que se puedan cargar una de las pocas vistas realmente bonitas que quedaban en Madrid con total impunidad. Despues de la Torre de Valencia, y los Jerónimos, esto. Si se querían mostrar las piezas de las colecciones reales podría haberse hecho alguno de los muchos edificios de patrimonio nacional existentes, o en su defecto haberlo construido nuevo. Pero no ahí. Y menos "eso". :'(

    ResponderEliminar
  14. Cuando menos hay que reconocer la escasa información con la que se ha gestado el proyecto, de espaldas a todo tipo de opinión, debate y participación ciudadana. Nadie parece haber tenido en consideración el impacto visual que puede tener un moderno bloque de planta rectangular, yaciendo justo debajo de este conjunto monumental.
    Quién me ha robado las vistas de la Catedral de la Almudena? | Comite de sabios
    URL: http://fjredondo.com/blog/index.php/quien-me-ha-robado-las-vistas-de-la-catedral-de-la-almudena/#more-999

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡     QUÉ GRAN ABERRACIÓN      !!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. me parese  lamentable  ese nuevo museo  que parese un corral de vacas con tantos colunnas  me e venido a madrid que tenia tantos años sin venir,  paseando por cuesta de la vega,  y es una pena  verle quitado la vista a nuestra catedral la almudena,   yo me pregunto    esa es la crisis que ay en españa  donde imbierten  tantos millones de euros. 

    ResponderEliminar