lunes, 2 de agosto de 2010

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Durante julio de 2010 se ha procedido a la declaración de la Casa de Campo como Bien de Interés Cultural (BIC) lo que sin duda constituye un hito histórico para la conservación del parque. Por este motivo te invitamos a que nos acompañes en un recorrido de la mano de dos profundos conocedores de este espacio natural ya que son los autores un mapa-guía a escala 1:10.000 con el que a buen seguro no te vas a perder por un parque lleno de sorpresas.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

La Casa de Campo. Algo más que un parque


La Casa de Campo, lugar de solaz y esparcimiento de muchos madrileños esconde en su paisaje de suaves colinas rincones encantadores. A lo largo de cuatrocientos cincuenta años de historia este espacio natural de 1.700 hectáreas de extensión sirvió de finca agrícola y de reserva de caza de los monarcas que residían en el cercano Palacio Real. En sus vaquerías se producía leche y mantequilla para la corte y con las piezas cobradas en sus cotos de caza se elaboraban sabrosos platos en los fogones de Palacio, para ello solo había que cruzar el Manzanares, así de fácil. Con el paso de los años la Casa de Campo ha sufrido numerosos cambios, desde su cesión al Ayuntamiento de Madrid a los embates de la guerra civil o a su escisión para usos ajenos al parque como la zona cedida al Club de Campo o el terreno donde se levanta el recinto ferial, el Zoo o el Parque de Atracciones.

Palacio Real y acceso a la Casa de Campo en un plano de 1848 - pincha para verlo más grande

Un final feliz para un espacio único


A finales del siglo XX la Casa de Campo estuvo a punto de ser engullida por una ciudad cada vez más grande y que la fue rodeando de casas e infraestructuras por los cuatro puntos cardinales. Con el cambio de siglo y después de ambiciosas transformaciones urbanísticas nos atrevemos a decir que la Casa de Campo esta viviendo un momento histórico ya que desde 2007 con el soterramiento de la M-30, de la Avenida de Portugal y con la llamada operación Madrid-Río la Casa de Campo vuelve a estar plenamente integrada como parque en el tejido urbano de Madrid, aunque aún quedan muchas cosas por hacer desde el punto de vista de la gestión y protección.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Unas pinceladas básicas de historia


La Casa de Campo es el segundo bosque más grande del municipio de Madrid, y tan sólo es superado en superficie por el monte de El Pardo. Los primeros documentos que hablan de la Casa de Campo se redactan durante el reinado de Felipe II apenas sesenta años después del descubrimiento de América. Uno de los monarcas que más hizo por el Parque fue Carlos III que encargo obras tan importantes como la tapia de perímetro, que en muchos tramos es el actual límite administrativo con Pozuelo. Durante el reinado de Isabel II se acometen importantes obras de ingeniería hidráulica encaminadas al abastecimiento de agua para el riego de las especies forestales que se plantan en esa época. A lo largo de los siglos este singular paraje ha conocido diversos avatares históricos incluido uno de los más crueles episodios de la guerra civil: la Batalla de Madrid, hace exactamente 75 años. La Casa de Campo pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Madrid en 1931 una vez proclamada la II República. En 2010 se declara como Bien de Interés Cultural con lo que su conservación de cara a las generaciones futuras parece asegurada. En esta crónica te adjuntamos una tabla cronológica con las fechas más relevantes en la historia de la Casa de Campo

Mapa de la Casa de Campo y del Anillo Verde Ciclista. Segunda Edición



Lugares de Interés Histórico-Artístico y Medioambiental


La Casa de Campo esconde numerosos rincones llenos de encanto aunque desde el punto de vista arquitectónico lamentablemente han desaparecido fuentes, ermitas, y diversas edificaciones históricas que fueron destruidas en la Guerra Civil. Un ejemplo de ello es la iglesia de La Torrecilla obra de Ventura Rodríguez y que sucumbió a las bombas, de sus restos solo queda el recuerdo. Si la queréis ubicar estaba muy cerca de las pistas de tenis que hay junto al Lago. La conocida fuente de Casa Vacas ubicada junto a la carretera de Castilla es el único testimonio de una enorme vaquería edificada a mediados del siglo XIX para el abastecimiento de leche y carne a la Casa Real. También desaparecieron o fueron transformadas muchas de las puertas históricas de acceso al recinto. Se han conservado más o menos con su configuración original los llamados Reservado Grande y el Reservado Chico donde además se encuentra la casa de Iván de Vargas. Sin embargo es fácil encontrar testimonios de la historia reciente del parque ya que numerosos bunkers y restos de trincheras son aún visibles en todo el recinto. Sobre este capitulo trágico de la historia del parque te pueden ilustrar los magníficos estudios y excursiones que organiza en la Casa de Campo el Grupo de Estudios del Frente de Madrid www.gefrema.org

Iglesia de La Torrecilla. AlzadoIglesia de La Torrecilla. Axonométrica

La Casa de Campo y el deporte popular


Un lejano primero de mayo de 1931 la Casa de Campo fue cedida por el Gobierno de la República al pueblo de Madrid, desde entonces este parque ha sido el lugar favorito para el esparcimiento y la práctica deportiva de numerosos madrileños. Durante la República el Lago fue drenado para que se pudiera practicar diversos deportes náuticos. Incluso en sus alrededores se construyó un estanque para que en invierno se pudiera patinar sobre hielo de ahí el topónimo de “Glorieta de los Patines”. Otras instalaciones deportivas municipales jalonan el recinto: piscinas, pistas de tenis, etc. A mediados de los años ochenta del siglo XX proliferan en la Casa de Campo dos prácticas deportivas que han arraigado notablemente en el parque: el ciclismo (tanto de montaña como de carretera) y la carrera a pie también denominada como “footing”. La celebración de carreras populares a pie como el Trofeo Akiles o de pruebas internacionales de triatlón o bicicleta de montaña como la mítica Copa del Mundo Grundig de 1994 dan renombre a una espacio verde muy querido por los deportistas madrileños.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casaLa Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

La casa de caminantes, corredores y ciclistas


Los bosques de la Casa de Campo son el lugar favorito de entrenamiento para caminantes, corredores de fondo y ciclistas de montaña. La cercanía del INEF y de las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento Deportivo hacen de sus caminos el lugar favorito para corredores populares y de elite tanto españoles como internacionales. Los circuitos que los deportistas eligen para entrenar transcurren por las zonas más “tranquilas” del parque como el pinar de Cuatro Caminos o el Cerro Garabitas, todos ellos en la zona norte, la más próxima al puente de los Franceses. En pocos lugares como en la Casa de Campo se pueden encontrar en la misma ruta enormes pinos piñoneros, encinares mediterráneos o pequeños arroyos tapizados de fresnos, sauces y olmos. Durante una sesión de entrenamiento no será raro cruzarnos con una liebre y disfrutar del soniquete de las chicharras.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casaLa Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Un parque injustamente tratado


Por motivos casi siempre ajenos a sus valores históricos y medioambientales, la Casa de Campo aparece a menudo en los medios de comunicación. De los muchos problemas que aquejan a esta zona de Madrid, la masificación y el uso indiscriminado de sus recursos naturales han sido quizás los más graves de todos, al margen de prácticas poco adecuadas como la prostitución si bien en este momento este fenómeno es residual gracias al cierre de los viales por los que circulaba el tráfico rodado.

Una vez soterrada la autovía M-30, la avenida de Portugal y con el desarrollo de la operación “Madrid Río” la Casa de Campo vuelve a formar parte del corazón de Madrid ya que desde Príncipe Pío el acceso es cómodo y muy rápido. Sin embargo desde nuestro punto de vista se echa en falta un plan integral para la Casa de Campo que tenga en cuenta las actividades deportivas que allí se realizan y que afronte sobre todo la movilidad tanto para los que acceden al parque y la movilidad una vez ubicados dentro del Parque. A pesar de los cortes de tráfico hay instalaciones dentro de la Casa de Campo a las que gran parte de usuarios han de llegar en automóvil como el Zoo, el Parque de Atracciones o la zona de restaurantes de la avenida de Portugal.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Un magnifico pasado y un futuro prometedor


Un ambicioso plan esta recuperando el paisaje de la Casa de Campo. La realización de reforestaciones con especies arbóreas autóctonas o la mejora de los caminos y pistas que atraviesan el parque están cambiando día a día la fisonomía del Parque. Algunas de estas actuaciones sin embargo no han sido del agrado de todo el mundo como el desmantelamiento de algunas carreteras históricas que han engrosado la nómina de caminos y pistas. Una política forestal que potencia al bosque mediterráneo y un plan de prevención de incendios forestales con una exhaustiva limpieza de la maleza son medidas dignas de elogio. Un punto a favor de la actual configuración de la Casa de Campo dentro del contexto de la ciudad es su excelente accesibilidad en transporte público con cuatro estaciones de Metro, numerosas líneas de autobús de la EMT, el nuevo Metro Ligero y el ferrocarril de Cercanías lo que permite dejar el coche en casa para ir a la Casa de Campo. Además con la apertura del Anillo Verde Ciclista durante el año 2007 son numerosos los visitantes que acceden cómodamente a la Casa de Campo caminando o a pedales.

La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Mis rincones favoritos de la Casa de Campo


En la Casa de Campo y a menos de dos kilómetros de la Puerta del Sol podemos encontrar rincones mágicos, bien por su calidad medioambiental, por las vistas que nos ofrecen o por su solitaria belleza. Estos son algunas de nuestras recomendaciones:
  • La fuente de Casa Vacas. Lejos de cualquier acceso en automóvil, a Casa Vacas solo puedes llegar a pie o en bici. Hasta hace poco podíamos beber sus aguas “gordas” con un peculiar sabor calizo. Ahora el Ayuntamiento dice que su caudal no es potable, así que nos limitaremos a ver sus aguas correr.
  • El Repartidor de Cerro Moran. Un estanque del siglo XIX que servía para regular las acequias de riego y que también es un mirador privilegiado del Puente de los Franceses y de la Ciudad Universitaria.
  • El Cerro de las Canteras. Madrid al alcance de la mano. Esto es lo debían pensar los soldados de las tropas de Franco que vigilaban desde sus bunkers y trincheras las casas de Madrid ubicadas a escasos 300 metros de distancia. Lo que parecía una ocupación inminente en noviembre de 1936 se convirtió en un asedio de tres años.
  • El Puente de la Culebra. Un rincón lleno encanto sobre el arroyo de Meaques. Arte y funcionalidad se dan la mano para cruzar un pequeño arroyo.
  • La estación de metro de Lago. Una de las estaciones de metro mas bonitas que hay en Madrid y un edificio sabiamente preservado después de que el viejo Suburbano cambiara su gálibo para dar paso a los trenes de la moderna línea 10. No te pierdas su veleta ferroviaria.
  • El arroyo de Antequina. Junto con el Meaques la única corriente de agua de carácter permanente de la Casa de Campo, un oasis de frescor donde pasear sin prisas.
  • Cerro de Covatillas. Para entender lo que debió de suponer la construcción de la “Tapia” de la casa de Campo recomendamos subir al cerro y ver el trazado kilométrico de este espectacular muro perimetral. No es la Muralla China, pero tiene su encanto.


La Casa de Campo: Un tesoro natural en la puerta de casa

Algunos datos de interés de la Casa de Campo


Cota más alta: Puerta de Somosaguas: 690 metros
Cota más baja: Huerta de la Partida/Puente del Rey: 580 metros
Longitud perimetral aproximada: 17 kilómetros
Distancia máxima eje norte-sur: 4 kilómetros desde el cerro de Casa Quemada al metro de Casa de Campo.
Distancia máxima eje este-oeste: 5,5 kilómetros desde la Puerta del Rey a la Puerta de Somosaguas.
Extensión aproximada: 1.700 hectáreas
Arboles singulares catalogados por el Ayuntamiento: 18
Especie vegetal más abundante: encina 97.000 ejemplares

Bibliografía recomendada:

- La Casa de Campo. Mas de un millón de años de historia. Edición de 2003 Ayuntamiento de Madrid/Lunwerg editores ISBN 84-7782-802-4.
- La Casa de Campo. Parque Histórico. Luis de Vicente Montoya. Edita Ecologistas en Acción. Madrid 2000. ISBN 84-931554-0-3
- La Casa de Campo de Bosque Real a Parque Madrileño. Edición de 2009. Amberley Ediciones. Luis Miguel Aparisi.

Mas información y actividades medioambientales: Centro de Información y Educación Ambiental de la Casa de Campo, situado junto al embarcadero del Lago. Tel. 91 479 60 02 infocasadecampo@munimadrid.es

11 comentarios:

  1. Muchas gracias, Miguel Ángel, por el artículo sobre la Casa de Campo. La verdad es que tenemos mucha suerte los madrileños con este inmenso parque casi en la puerta de casa (para unos más cerca que para otros, jeje).

    Todavía me sorprendo al pasar en bici por alguno de los rincones que no conocía, y es que son muchos los caminos y senderos casi desconocidos para la mayoría de los madrileños.

    En el próximo artículo Miguel Ángel nos contará cómo no perdernos en la Casa de Campo, gracias a un Mapa a escala 1:10.000 con todo lujo de detalles

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  2. <span>Muchas gracias por la acogida recibida por el articulo. Para cualquier cosa que querais sobre la Casa de Campo aquí me teneis....</span>
    <span>un saludo</span>
    <span>Miguel Angel <span>J</span></span>

    ResponderEliminar
  3. <span>La verdad es que tengo la suerte de vivir a 5 minutos del Parque.</span>
    <span>Por las noches desde casa se oyen los gritos de la gente en las atracciones del Parque de Atracciones y por la mañana bien tempranito y con la ventana abierta se escucha el paso de los trenes de la línea 10. Me imagino que si vives en Batn se oirá mucho mas... Y desde hace un par de años las cigueñas del zoo pasan al caer la tarde por encima del barrio.... </span>

    ResponderEliminar
  4. <span>Muy buen artículo y muy buenas fotos, felicidades, Miguel Angel.</span>

    A mi me encanta la CDC, para pasear entre semana. Los fines de semana hay demasiada gente, sobre todo en la zona del lago.

    ResponderEliminar
  5. <span>El sábado por la noche a eso de las 22.00 y despues de un paseo por el AVC se estaba de vicio en el kiosco que hay en la plaza de las Moreras, al lado de la M-30. No había mucha gente y tampoco hacia calor. Además tienenun castillo hinchable así que si tienes niños es un sitio ideal para cenar...</span>

    ResponderEliminar
  6. No sé si conocéis este libro "La Casa de Campo. De bosque real a parque madrileño", es breve pero intenso y hace un repaso gráfico por la historia de este antiguo jardín de la realeza.  :)

    ResponderEliminar
  7. <span>Este libro se cita en la bibliografía recomendada, curiosamente no es de los libros de esta editorial que mas me gustan.....www.edicionesamberley.com/ Amberley se ha especializado en tematica historica basada en fotos antiguas y algunas de sus publicaciones son verdaderamente deliciosas, los libros estan impresos en Inglaterra, otra rareza. A mi me gusta el libro de Amberley sobre el FC. Madrid-Almorox que partía de la estación de Goya. Curiosamente muy cercana a la Puerta del Angel (de la Casa de Campo) Para los que teneis mas de "cuarenta" os acordareis que en Monopoly de la época habia cuatro estaciones que se podían comprar: Norte, Mediodia (Atocha), Delicias y Goya..... y yo siempre pensaba.... ¡¡se han equivocado, Goya es una estación de Metro!!! y el equivocado era yo.</span>
    <span>Tambien es muy bueno el libro de Argüelles-Princesa con fotos espectacuñlares de la Guerra y tambien ha salido el de Carabanchel, que aún no lo he visto...</span>

    ResponderEliminar
  8. <span>Un post muy completo de análisis sobre la Casa de Campo. La zona que más me gusta para pasear es la del Cerro Garabitas, muy tranquila y alejada del bullicio.</span>

    ResponderEliminar
  9. sí, yo tengo el de la Casa de Campo y el del FC Almorox, que ojalá se recupere su trazado como vía verde...

    ResponderEliminar
  10. <span>cada vez queda menos trazado original para recuperar.... algo del río Guadarrama.....</span>

    ResponderEliminar
  11. <span>De los siete "rincones favoritos" que has puesto sólo conozco dos, y eso que soy de Madrid de toda la vida. Prometo acercarme, plano en mano a conocerlos.</span>

    Ya que no se puede recorrer en coche, ¿no creéis que debería haber un autobús (aunque fuese eléctrico) que recorriese toda la Casa de Campo para los que somos más vagos o no tenemos bici?

    ResponderEliminar